Suelo pélvico

Refuerza el suelo pélvico gracias a la electroestimulación

suelo pélvico

La incontinencia urinaria se da, sobre todo, en mujeres por una pérdida de la función de la vejiga. Se debe a un debilitamiento de la musculatura del suelo pélvico, lo que hace que se dé comienzo a pérdidas involuntarias de orina.

La incontinencia urinaria tiene varias causas y se da tanto en personas sanas como en personas cursando diferentes enfermedades.

Actualmente, debido al envejecimiento de la población, se le está dando una mayor atención en los medios sociales, la población en general, así como entre el personal sanitario y los medios de comunicación. Algunos fármacos son útiles, pero el mayor gasto se da en absorbentes derivados de la celulosa.

 

¿Qué es la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria es una pérdida involuntaria de orina que deriva en un problema social o higiénico.

La vida del paciente que sufre incontinencia urinaria no corre peligro, pero esta afección deteriora su calidad de vida, reduce su autoestima y merma su autonomía.

Clases de incontinencia urinaria

Incontinencia urinaria (IU) de esfuerzo

Es una IU asociada a un esfuerzo físico, o debida a un aumento de presión abdominal, como la que ocurre al toser, reír, correr o andar.

IU de urgencia

Es una IU en la que se da un deseo súbito e intenso de miccionar que es difícil de demorar.

IU mixta

Es una IU que se asocia a una urgencia miccional y a los esfuerzos, como el ejercicio, estornudos, o tos.

IU “continua”

Es una IU que conlleva la pérdida involuntaria y continua de orina. Se suele deber a una lesión grave del sistema esfinteriano.

Enuresis nocturna

Es una IU que ocurre durante el periodo del sueño.

IU por rebosamiento

También conocida como incontinencia urinaria “inconsciente”, se da en pacientes sin deseo miccional.

 

Anatomía del aparato urinario

La incontinencia urinaria se da en las mujeres, sobre todo, debido a razones anatómicas.

El aparato urinario está compuesto por la vejiga y la uretra. La vejiga es una víscera hueca cuyas paredes están formadas por fibras musculares lisas. La uretra constituye el sistema esfinteriano de la continencia. El sistema nervioso controla el aparato urinario inferior a través del sistema nervioso somático y autónomo.

La vejiga se llena de orina procedente de los riñones a los que la unen los uréteres. La musculatura del suelo pélvico hace que por un sistema de receptores, se vacíe la vejiga.

 

Causas de la incontinencia urinaria

Los problemas fisiológicos como la micción frecuente, la urgencia urinaria o la incontinencia debida al esfuerzo físico, son debidos al uso de medicamentos, a infecciones o a la naturaleza del tejido conjuntivo, es decir, a su debilidad.

También se debe a alteraciones degenerativas debidas a radioterapia, a la falta de estrógenos o a su poca cantidad, como ocurre en la menopausia, en una fractura de la pelvis o en los partos.

Y también a intervenciones quirúrgicas, a tener obesidad, al estreñimiento, a la tos crónica, como ocurre en el tabaquismo, a realizar profesiones de riesgo, como los deportistas, o al desconocimiento del periné.

 

La incontinencia urinaria desde el punto de vista social

Desde el punto de vista social, la incontinencia urinaria puede provocar que la paciente sienta miedo o humillación, incluso discriminación. Esto le causa depresión, aislamiento social y también limitación de la vida sexual.

 

La incontinencia urinaria y la electroestimulación local

La electroestimulación aplicada localmente de modo terapéutico ha resultado ser desagradable para las pacientes y los resultados han sido poco o nada satisfactorios. Esto se ha podido comprobar en los casos más graves, en los que la electroestimulación local ha sido insuficiente.

 

La incontinencia urinaria y la electroestimulación global

Sin embargo, el entrenamiento global con EMS (electroestimulación), ha arrojado un resultado considerablemente bueno, ya que un 75 por ciento de las mujeres que lo han desarrollado, han fortalecido el suelo pélvico.

Esto se ha conseguido con una estimulación de los abductores y suelo pélvico, que se extienden también por el área del abdomen y el trasero.

Despierta los músculos del suelo pélvico y ayuda a que éstos mantengan su contracción. En aquellas personas que tienen muy debilitada esta zona, la electroestimulación global es casi la única manera de que consigan contraer el suelo pélvico.

Pero hay que tener en cuenta la intensidad con la que se ha desarrollado la sesión, pues esta ha sido decisiva para conseguir los mejores resultados. El entrenamiento con intensidad, en la zona del trasero, piernas, abdomen, y parte inferior de la espalda, ha alcanzado una mejoría de la fortaleza del suelo pélvico en el 90 por ciento de los casos.

 

Cómo trabajar la musculatura del suelo pélvico

La musculatura del suelo pélvico se trabaja con técnicas especiales de respiración. Se deben contraer conscientemente los músculos abdominales oblicuos, así como los transversos, los de la parte inferior de la espalda y los del suelo pélvico.

Otra técnica es contraer el ombligo hacia la columna vertebral, contrayendo el suelo pélvico como en el entrenamiento en Pilates.

 

La musculatura del suelo pélvico y cómo ejercitarla

El suelo pélvico consiste en el músculo elevador del ano y el músculo coccígeo principalmente. Esta musculatura está compuesta por fibras lentas y rápidas.

Las fibras lentas se trabajan con contracciones suaves y mantenidas. Las fibras rápidas se trabajan con contracciones fuertes y rápidas. Las fibras rápidas están situadas a nivel del esfínter periuretral.

Hay algunos factores que debemos tener en cuenta para fortalecer esta musculatura:

  • Tener conciencia del periné.
  • Aislar los grupos musculares que nos interesa fortalecer, en el sentido también de tomar conciencia de ellos.
  • Tener la motivación suficiente para someterse a un entrenamiento regular para que el resultado sea óptimo.

En resumen, con el cuidado y la  constancia  a través del conocimiento podemos llegar a reducir drásticamente las patologías de este tipo a nivel social y cultural.

Esperamos que este post os haya servido de ayuda. Para ampliar información sobre la electroestimulación del suelo pélvico, no dudéis en contactar con nuestro equipo de especialistas.

 

Descárgate ahora nuestra guía de ejercicios y videoentrenamientos con electroestimulación

Descargar ahora

Join the discussion One Comment

  • Kelli says:

    Me ha gustado este texto y nunca antes había leído una
    opinión como esta sobre el tema, genial ! Enhorabuena

Leave a Reply