Electroestimulación

Electroestimulación para celulitis, ¿es eficaz?

By 08/06/2018 No Comments
celulitis

La celulitis es uno de los problemas estéticos que afecta a más personas en el mundo independientemente de su peso, especialmente a las mujeres. De hecho, se estima que un 90% de ellas tiene celulitis. Luchar contra la piel de naranja no es fácil e incluso eliminarla por completo es casi imposible si se encuentra en un estado avanzado.

Sin embargo, hay diferentes tratamientos que puedes realizar para mejorar el aspecto de la piel, reducir la celulitis o retrasar su aparición. La electroestimulación es uno de los entrenamientos que puedes seguir para la celulitis, que además tiene otros muchos beneficios a nivel estético y de salud.

Los resultados de la electroestimulación o electrofitness para la mejora de la celulitis dependerán de los hábitos de vida que lleves y de factores externos. Los malos hábitos alimentarios, así como la genética y otros condicionantes como el embarazo o la ingesta de ciertos medicamentos, contribuyen a su aparición.

Aunque tienes que saber que para combatir la celulitis no será suficiente sólo con la electroestimulación, sino que tendrás que cuidar tu alimentación y mantenerte siempre bien hidratada.

Celulitis, qué es y por qué aparece

La celulitis se produce por una acumulación de adiposidad (grasa) en el tejido subcutáneo de distintas zonas del cuerpo. Principalmente afecta a la parte inferior del cuerpo, siendo los glúteos, el abdomen, las caderas y los muslos las zonas más afectadas.

Las causas de aparición de la celulitis son distintas en cada mujer, pues son ellas las más propensas debido, entre otros motivos, a factores hormonales.

Así, podemos decir que esa acumulación de grasa se debe fundamentalmente a:

  • Una mala circulación, pues impide la eliminación de las toxinas y la acumulación de esa grasa en las capas más profundas de la piel.
  • El deporte es fundamental para activar la circulación y el metabolismo de esas células grasas. Si no te mueves, la celulitis acabará apareciendo o empeorará.
  • Factores genéticos. Normalmente, la genética influye, pero eso sirve de advertencia para cuidar más los hábitos alimentarios y practicar ejercicio.
  • La alimentación. Comer alimentos grasientos, calóricos y con alto contenido en sodio (sal) provoca la aparición de la celulitis. La retención de líquidos y la aparición de edemas, están estrechamente relacionados con ella, con lo que es importante seguir una dieta sana.
  • Condicionantes hormonales. Unos altos niveles de estrógenos, que presentan las mujeres en ciertas etapas de su vida (pubertad, embarazo, menopausia) están muy relacionados con la piel de naranja. En este caso, es inevitable su aparición, pero siempre puede mejorarse con la actividad física, la electroestimulación y una alimentación adecuada.
  • El estrés, influye en nuestra circulación y ralentiza la eliminación de toxinas. Es, por tanto, otro de los condicionantes.
  • El alcohol y el tabaco. Cuantas más toxinas introduzcas en tu organismo y más trabas pongas para su expulsión de forma natural, peor será el problema. Tanto el alcohol como el tabaco producen esas toxinas y afectan a la circulación sanguínea.
  • La ropa inadecuada. El uso de prendas demasiado ajustadas, así como el calzado con un tacón alto de forma habitual, empeoran el retorno venoso y la circulación, produciendo edemas y la temida celulitis.

Todos estos factores que influyen en la aparición o aumento de esa rugosidad en la piel, pueden darse en cualquier tipo de mujer. A partir de la pubertad, todas son propensas independientemente de que tengan o no sobrepeso.

Tipos de celulitis

Existen distintos tipos de celulitis y cada una de ellas puede tratarse de forma distinta. Aunque en general, recordamos que tanto una buena alimentación como el deporte, son fundamentales.

Celulitis dura

Es la primera fase de la aparición de la celulitis a simple vista y afecta a las chicas más jóvenes. En algunos casos, aparece temprano en la pubertad.

La piel está dura, compacta y por tanto resulta difícil de pellizcar. Además, no se mueve cuando caminas, sino que permanece en su sitio. Es el tipo de celulitis que tiene mejor pronóstico y más remedio.

Si actúas a tiempo, puedes frenarla y evitar llegar a un estado más avanzado. En este sentido, la electroestimulación te vendrá muy bien para movilizar esos nódulos de grasa que pueden llegar a desaparecer por completo.

Celulitis blanda

Es un tipo de celulitis que como su nombre indica, es blanda al tacto. Es decir, se puede apretar con facilidad y produce un aspecto gelatinoso a la piel.

Cuanto tienes celulitis blanda, puedes ver cómo se mueve cuando andas y además va empeorando poco a poco a medida que cumples años y aumentas de peso.

Es normal su aparición a partir de los 30 años aproximadamente, y suele afectar al abdomen, los glúteos y la cara interna de brazos y muslos.

Celulitis edematosa

Es la más difícil de eliminar, pues además del problema estético produce dolor y molestias en las zonas donde aparece. (glúteos, caderas, cartucheras..)

Esta celulitis produce un aspecto de la piel muy antiestético, como si estuviera acorchada y además produce retención de líquidos y por tanto, edemas.

Aunque es difícil o casi imposible hacerla desaparecer por completo, es importante tratarla cuanto antes. El ejercicio físico y la eletroestimulación ayudarán a eliminar esa acumulación de líquido y grasa y a aliviar la pesadez de piernas y problemas circulatorios.

La electroestimulación y la celulitis, ¿cómo actúa?

La electroestimulación a través de los impulsos eléctricos que los equipos que cuentan con este sistema provocan en los distintos conjuntos de músculos es efectiva para tratar todos los tipos de celulitis.

Existen algunos software y algún equipos que cuentan con programas personalizados y específicos para la celulitis.

Gracias a esos programas concretos, se llega a las zonas donde interesa, ayudando a reducir la grasa acumulada que se presenta en forma de rugosidad en la piel.

La electroestimulación llega a músculos profundos donde, de forma natural o con otro tipo de entrenamiento, sería complicado o requeriría mucho más tiempo.

Gracias a este sistema, favoreces la eliminación de toxinas que son las que provocan la aparición de la celulitis. Además, estimula el retorno venoso y la producción de colágeno, dando a la piel un aspecto más terso y fino.

En general, con la electroestimulación se consigue tonificar el cuerpo en su totalidad y lograr definirlo antes que si hicieras otro tipo de ejercicio.

También es ideal para combatir la flacidez, por lo que en caso de que tengas una celulitis blanda o edematosa, el aspecto de la piel se verá mucho mejor. Una piel tersa y tonificada reduce visiblemente la piel de naranja, aunque no consigas eliminarla por completo.

Eso sí, no esperes resultados en la primera sesión ni tampoco si no cambias tus hábitos alimentarios. La celulitis se puede tratar, disimular, reducir o evitar que aumente, pero requiere tiempo y esfuerzo.

La electroestimulación es una ayuda para combatirla y mejorarla, y en algunos casos, incluso acabar con ella. Sin embargo, es fundamental que la combines con una dieta equilibrada, evitando el consumo de grasas y azúcares, así como hidratando tu cuerpo por dentro y por fuera. Beber agua a diario y aplicar cosmética adecuada para el tratamiento de la celulitis o la flacidez, es importante si quieres obtener resultados.

Descárgate ahora nuestra guía de ejercicios y videoentrenamientos con electroestimulación

Descargar ahora

Leave a Reply