ElectroestimulaciónSin categoría

Principales indicadores de la electroestimulación médica

By 06/02/2018 No Comments
electroestimulación médica

Como en anteriores publicaciones sobre la electroestimulación, explicaremos cómo se puede utilizar de manera eficaz esta técnica.

Hay una creencia de que todos los electroestimuladores son iguales y que todos tienen las mismas funciones, tanto los más económicos como los caros. Esta creencia es errónea.

También existe la creencia de que utilizar la electroestimulación es poner los electrodos sin preocuparse del sitio en el que se ponen. Esta creencia también es errónea. Esta es la razón por la que hay tanto escepticismo entre los facultativos de este sector. Todo radica en la metodología.

Y es que la electroestimulación médica es algo más compleja. Tendremos en cuenta los parámetros de esta técnica para que sea segura y eficaz.

 

Historia de los estudios médicos y terapéuticos de la electroestimulación

Desde los albores de la civilización el objetivo de los humanos es mantener la salud.

Ya los egipcios tenían conocimiento de los beneficios que tenía la corriente natural. Esto se sabe por la representación hallada de un pez eléctrico en una tumba, que se remonta al año 2750 a.C. Ya la corriente eléctrica se consideraba una ayuda para conseguir el propósito de mantener la salud, como hemos mencionado.

De las civilizaciones más antiguas solo nos han llegado algunos indicios muy vagos sobre el uso de las corrientes naturales. Sin embargo, la información que nos ha llegado de la civilización romana, resulta mucho más precisa y más detallada.

El primer protocolo sobre la electroterapia que nos ha llegado es del año 46 a.C. En este año, Siribonius Largus, refiere en la farmacopea que él mismo escribió, que un remedio para los pacientes que tuviesen gota era poner una trimielga negra viva bajos los pies de los mismos debiendo permanecer en la orilla de la playa donde rompían las olas hasta que la pierna estuviese insensible.

Sin embargo, hay que esperar hasta el siglo XVIII para la aparición de estudios científicos y posibles aplicaciones de la electroestimulación moderna. Estos estudios científicos serían los de Luigi Galvani y Volta.

En 1791, Luigi Galvani, en de Viribus electricitatis in motu muscolare, anota sus observaciones referidas a la contracción muscular, por efecto de lo que llamó sencillamente “electricidad” llegando a la conclusión de que era posible estimular eléctricamente la musculatura y de las posibilidades que esto poseía.

Desde el siglo XIX en adelante, las investigaciones y las soluciones técnico-científicas se multiplican y se orientan hacia campos diferentes debido a que las posibilidades de generar, almacenar y utilizar los impulsos eléctricos viven un notable empuje evolutivo en el campo de la medicina y la fisioterapia.

 

Recorrido a lo largo del tiempo sobre cómo ha tomado forma la electroestimulación médica

En 1831, Faraday descubre el fenómeno de la inducción eléctrica y elabora un determinado tipo de corriente alterna, que recibe su nombre, esto es, la corriente farádica.

La corriente farádica está constituida por una serie de impulsos unidireccionales de una duración comprendida entre 0,1 y 1 Mseg, y cuya frecuencia es de 50 o 100Hz. Tiene una erogación de 2 seg y una pausa de 6 seg entre cada impulso. Además, la constituye una continua modulación de la amplitud, de modo que dos estímulos sucesivos nunca son idénticos.

En 1833, Duchenne de Boulogne encuentra la manera de estimular eléctricamente un músculo sin incidir necesariamente en la piel gracias a la utilización de electrodos para la estimulación transcutánea.

En 1849, Du Bois Reymond comprende la importancia de la rapidez de la emisión de cada uno de los impulsos para obtener la despolarización de la membrana.

En 1900, Leduc retoma los estudios anteriores inherentes a la migración iónica, y demuestra que un impulso puede ser utilizado para hacer migrar a algunos iones a través de la barrera cutánea sin dañarla.

En 1902, Weiss comprende la base de una contracción muscular inducida, y la relación entre la intensidad del estímulo y su duración.

En 1909, en función de la ley de Weiss, Lapique calcula la relación matemática entre la intensidad y la duración de un estímulo para poder excitar un tejido. También introduce los conceptos de cronaxia y reobase, correlacionados por medio de una fórmula matemática.

En 1916, Adrián demuestra experimentalmente las curvas de intensidad y duración para los músculos inervados y denervados.

En 1919, Bourguignon inicia la medición experimental de la cronaxia de los diferentes distritos musculares del hombre.

En 1925, Bernard pone en marcha el estudio de las corrientes interferenciales.

En 1939, Le Go emprende el estudio aplicativo de los estímulos interferenciales

En 1950, Nemec perfecciona los estudios de Le Go llegando a construir un aparato para la emisión de estos impulsos.

En 1965, Melzac y Walls publican en la revista Science “Pain mechanism, a new theory”, un trabajo sobre el control y la modulación fisiológica. Con estos estudios demuestran la electroestimulación con el desarrollo del tens (electroestimulación nerviosa transcutánea).

En 1972, Sibilla propone una técnica con la electroestimulación para la aplicación de la escoliosis idiopática.

En 1988, G. Cometti estudia los efectos de entrenamientos con la electroestimulación utilizando corrientes de kotz, como las corrientes bifásicas rectangulares, en el deporte y salud.

En 1989, G.cometti consigue óptimos incrementos de las capacidades de la fuerza explosiva después de la realización de entrenamientos con la electroestimulación.

En consecuencia, en esta cronología podemos ver que, desde hace mucho tiempo, ya se conocía de alguna manera u otra la aplicación médica, y desde entonces ha estado incorporada la electroestimulación médica en el mundo deportivo, así como en la fisioterapia.

 

¿Qué es lo más importante de la aplicación de la electroestimulación médica?

El impulso bifásico

El impuso eléctrico bifásico se puede definir como un flujo ordenado de cargas eléctricas. Esto significa que posee una potencialidad electromotriz y que por lo tanto, es capaz de transportar durante su movimiento unos iones sensibles a su acción.

La cronaxia

Representa un elemento fundamental en la determinación de la especificación de los programas de electroestimulación médica. Se trata del tiempo de impulso para la estimulación muscular, y se usa para diferenciar cadenas musculares.

 

Descárgate ahora nuestra guía de ejercicios y videoentrenamientos con electroestimulación

Descargar ahora

Leave a Reply