Electroestimulación

¿Cómo utilizar un electroestimulador muscular?

electroestimulador muscular

El uso de un electroestimulador muscular es sencillo, pero tiene algunas particularidades que es fundamental conocer antes de su uso. No es suficiente con conectar los electrodos. Según el tipo de objetivo que te hayas marcado, el electroestimulador tendrá que estar colocado y programado de una determinada manera. Incluso un aparato tan práctico este requiere ser programado en función del objetivo principal que se persiga con su uso.

Cómo utilizar un electroestimulador muscular fácilmente

El uso de un aparato como el electroestimulador muscular en forma de prenda de i-Motion es mucho más sencillo que otras alternativas de bajo nivel. Entre otros motivos, porque dispone de más de 20 programas preestablecidos.

Pero, pese a todo, es necesario que conozcas los principales pasos y los factores que debes tener en cuenta para utilizarlo fácilmente y de forma efectiva. Además, siempre puedes optar por hacer una programación personalizada si consideras que es lo más adecuado para un caso concreto.

Valora que el usuario puede aprovechar los beneficios de la electroestimulación muscular

Estés preguntándote en cómo se utiliza un electroestimulador muscular para uso personal o de terceros, el primer e importantísimo paso es asegurarte de que el usuario no pertenece al  grupo de personas para las que no está recomendado su uso. Embarazadas, personas que lleven implantado un marcapasos, enfermos de psoriasis o de epilepsia, por ejemplo.

La seguridad es de total importancia.

Determinar claramente los objetivos por los que recurres a la electroestimulación

Antes de comenzar  cada sesión concreta con el electroestimulador muscular, determina cuáles son los objetivos que deseas alcanzar con la misma. El uso de este aparato difiere si deseas mejorar la tonicidad de tus músculos, favorecer la eliminación de líquidos o reducir el dolor muscular, entre otros.

Comprueba su buen estado y coloca bien los electrodos

Siempre es interesante comprobar que el electroestimulador muscular está en buenas condiciones. Especialmente si se trata de un aparato de uso profesional, utilizado por distintas personas, ya que no todos los usuarios serán igual de cuidadosos.

Es esencial que cada electrodo esté colocado en sobre la zona que se desea trabajar a través de la electroestimulación. La distancia entre electrodos, también es importante. Debes tener en cuenta que cuando estos se sitúan muy juntos su acción es más centralizada en un área concreta. Por contra, cuando se ubican más separados, trabajan un área muscular mayor.

Suele recomendarse que se humedezca muy ligeramente la piel para una mejor adhesión de los electrodos. El uso de una toallita húmeda puede ser una buena forma de hacerlo aunque la mejor recomendación es el uso de un gel adecuado para ello. En todo caso, siempre es importante que conozcas las recomendaciones del fabricante y las sigas.

En el caso de los aparatos con electroestimulación inalámbrica como el electroestimulador muscular de imotion-ems.com esto es mucho más sencillo. La practicidad y comodidad de uso hace que utilizarlo sea mucho más fácil.

Programa el electroestimulador muscular

¿Tu electroestimulador muscular posee programas preconcebidos? En caso de ser así, comprueba cuál de ello es el más adecuado para los objetivos que deseas alcanzar con su uso. De esta manera podrás determinar con facilidad qué programa concreto es el más adecuado para esa sesión de electroestimulación.

¿Quieres usar la programación personalizada? No hay problema, solo tendrás que ajustar los parámetros necesarios para obtener los beneficios que deseas lograr mediante el uso del electroestimulador muscular. Parámetros como la frecuencia del impulso o la intensidad del mismo son importantes.

Siempre que se ajuste a tus necesidades y objetivos, es recomendable el uso de los programas preconcebidos. El fabricante los ha programado así por su efectividad y seguridad. La optimización del tiempo y cada tipo de impulso y frecuencia a lo largo de la sesión están así programados por unos motivos concretos y no son fruto del azar.

Prepárate para iniciar la sesión con el electroestimulador muscular

Si vas a hacer un uso fitness del electroestimulador muscular o como aparato de optimización del entrenamiento, antes de comenzar la sesión ten a mano los aparatos (mancuernas, pesas, etc…) o ponte el equipamiento que vayas a utilizar durante la misma.

¿El objetivo de la sesión es la relajación muscular o el trabajo de una sesión de electroestimulación estética pasiva? Sitúate en un ambiente cómodo y relajante. Es importante que tu postura sea adecuada para que el aparato funcione correctamente sobre la zona a tratar y tú te sientas cómodo durante el tiempo que dure la sesión completa.

Tras la sesión, cuida y guarda el electroestimulador eléctrico

Una vez concluya la sesión de uso del electroestimulador muscular podrás desprenderte del aparato, electrodos o prenda de electroestimulación. Tanto si se trata de un equipo de uso personal o profesional, es importante que lo cuides y guardes siguiendo los consejos del fabricante al respecto.

Establece la fecha de la siguiente sesión

El electroestimulador eléctrico no debe utilizarse con la misma frecuencia según el tipo de uso: desarrollo muscular, reducción del dolor muscular, estética… Valora qué frecuencia de uso es la indicada en cada caso y establece la fecha de la siguiente sesión.

Como puedes comprobar, el modo de utilizar un electroestimulador muscular de forma efectiva y segura es muy sencillo. Especialmente si este dispone de  programas preconcebidos para diferentes tipos de uso.

Leave a Reply